Julio Hernández

Julio Hernández

Julio y Fina Hernández hablando con otras personas en la cooperativa de crédito, Delano, circa 1966. Foto de Emmon Clarke.

Nacido en una familia nominalmente acomodada en Santa Ana, Sonora, México el 16 de febrero de 1921, Julio Hernández aprendió acerca de las dificultades y la injusticia desde el principio. Cuando tenía aproximadamente ocho años, su padre perdió todos sus negocios, cambiando la calidad de vida de la familia para peor. Fue testigo de muchas injusticias y abusos sufridos por los trabajadores, algunos de ellos perpetrados por su propio padre.

Como adulto joven en Sonora, Julio trabajó como barbero y carpintero. Su vida cambió para siempre cuando conoció y se casó con Josefina, o "Fina", como se la conoció. Fina, una ciudadana estadounidense, quería regresar a Estados Unidos, por lo que regresaron y aterrizaron en Riverside, California, donde vivieron brevemente con una de sus tías. Pronto, se mudaron a Corcoran, California, donde el padre de Fina le encontró trabajando en el campo.

Hernández recuerda que las condiciones de vida eran difíciles en Corcoran y cualquier protesta o actividad sindical era duramente castigada por los grandes agricultores que rápidamente ponían en la lista negra a los trabajadores agrícolas que buscaban organizarse. De hecho, Hernández, su esposa Fina y sus hijos vivieron brevemente en Oregón después de que él participara en una huelga de betabel contra Sager en Corcoran. Tanto Julio como Fina eran funcionarios de la Organización de Servicio Comunitario (CSO en inglés) en Corcoran y Julio era un contratista laboral.

Julio y Fina Hernández hablando con otras personas en la cooperativa de crédito, Delano, circa 1966. Foto de Emmon Clarke.

Julio Hernández and his son Johnny walking during the march to Sacramento, 1966. Photo by John Kouns. Julio Hernández y su hijo Johnny caminan durante la marcha a Sacramento, 1966. Foto de John Kouns.
Julio Hernández y su hijo Johny caminan durante la marcha a Sacramento, 1966
A diferencia de la Marcha a Washington de la era de los Derechos Civiles, en la que un grupo convergía en un solo lugar, la peregrinación a Sacramento eligió el modelo de Mao de una marcha itinerante que organizaba a las personas a lo largo de la ruta. Por lo tanto, se planeó que la marcha pasara por tantos pueblos pequeños como fuera posible. La marcha fue encabezada por un campesino que llevaba un estandarte de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de México, hecho por Alicia Jiménez, de 22 años, de Sacramento. También llevaban las banderas estadounidense y mexicana a la cabeza de la procesión. Mientras los manifestantes caminaban en fila a lo largo de la autopista 99 y en caminos pequeños, la gente solía venir a animar a los trabajadores y ofrecerles comida o bebida. A veces, los artistas musicales daban la bienvenida a los manifestantes y algunos de estos músicos locales se unieron a la marcha a Sacramento. Un equipo avanzado de organizadores ideó estrategias para movilizar comités y grupos de campesinos locales para dar la bienvenida a los manifestantes, alimentarlos, organizar una manifestación cada noche y una misa a la mañana siguiente. En cada mitin, Luis Valdez proclamó el “Plan de Delano”, llamando a la liberación del campesino. El plan se inspiró en el Plan de Ayala de Emiliano Zapata. El Teatro Campesino también actuaba durante esos mítines. El sufrimiento físico de la larga marcha realzaba los aspectos religiosos. “Cada paso se sentía como una aguja”, recordó César Chávez, quien sufrió de un tobillo hinchado, ampollas y fiebre durante uno o dos días. Luego, continuó la marcha cojeando con un bastón. “La parte de la penitencia”, dijo, “es lo más importante de la peregrinación”.
Todo esto resultó útil cuando César Chávez le encargó a Julio que organizara Corcoran. Fina y Julio fueron miembros fundadores de la Asociación de Trabajadores Agrícolas (FWA en inglés) en 1962, y luego cofundadores de la Unión de Campesinos (UFW en inglés). Esto pronto condujo a una serie de hitos para Hernández, quien pronto se hizo conocido por su lealtad y dedicación a la comunidad. 

Kathy Lynch, Larry Itliong, César Chávez, Daniel de los Reyes y Julio Hernández cantan en Filipino Hall, Delano, circa 1966. Foto de Emmon Clarke.

Julio Hernández se desempeñó en la junta ejecutiva de la UFW, como presidente de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de los Campesinos (FWCU en inglés), como vicepresidente UFW, y asistió a numerosas marchas y actividades sindicales en todo Estados Unidos, incluida la organización del boicot a la uva en Cleveland, Ohio, donde él y su familia durmieron en su auto. Finalmente, Hernández se retiró del movimiento, un hombre de familia consumado, fue la enfermedad de Fina lo que lo obligó a irse, cuidándola durante siete años hasta su muerte.

Julio y Fina Hernández y NFWA (inlgés)

NEH-Preferred-Seal-logo

Tom & Ethel Bradley Center
California State University, Northridge

18111 Nordhoff Street, Northridge, CA 91330
Phone: (818) 677-1200 / Contáctanos

es_MXSpanish